Mi torito guapo

Estándar

Cruz-Blanca-Vallecas

Estaba yo un día esperando a mi amiga Patricia Ortega Dolz en la calle Goya.
Hacía un viento horrible y me metí en el primer bar que vi, la Cruz Blanca.
Ya que no existían los smart phones, no tenía la opción de refugiarme en la pantalla del móvil mientras hacía tiempo.

Al fondo del bar un grupo de abueletes tomaba el aperitivo. Miraban fotos de una capea y comentaban las jugadas en voz alta.
De repente se me acerca un señor mayor, bajito, y me invita a unirme a ellos. Yo, que acababa de volver de Turquía y estaba en un plan flower power, otro mundo es posible, me dejé liar y acepté una caña.

El señor bajito empezó a tirarme los tejos, mostrándome toda su hombría con los toritos. Venga una foto, y venga otra, y que si tengo ojos bonitos, y que si aquí hay una italiana hermosa… Cuando la cosa empezaba a volverse un poco intensa, Patricia apareció por la puerta.

elfari

–       Valeria, ¡¿qué haces con El Fary?!

–       ¿Qué es el fairy?

–       Calla, ahora te lo explico.

Fue así como conocí a este gran personaje de la cultura cañí.
Yo llegué a España para ser periodista, esto ya lo he contado. Además de tener que defenderme en otro idioma, tenía un millón de lagunas que me impedían funcionar como los compañeros del master.
Me pasaba el día empollándome literalmente el periódico. Necesitaba aprender casi todo: había salido de Alemania sin saber mucho de España. Sólo había visto alguna película de Almodóvar y de Vicente Aranda, y había leído a Javier Marías y a Maruja Torres.

espaafary

No sabía quiénes eran Ibarretxe o Javier Arenas. Jamás había oído hablar de Mariano Barroso, ni de ‘Tesis’, ni de ‘La bola de cristal’. Estaba tan angustiada, intentando hacerme con las claves de la actualidad y los protagonista de la escena cultural, que durante los primeros años apenas vi la tele.
Eso sí, leía varios periódicos de cabo a rabo, todos los días.

Ir al cine para ver ‘Torrente’ ni se me hubiese ocurrido. Yo era toda Dogma y cine de autor en aquella época, no salía de la calle Martín de los Heros.

Años después, postrada en la cama por una varicela chunga y ya convertida al culto de la cultura española, conocí el fenómeno Torrente.
Sólo entonces entendí la importancia de El Fary. Y me dije a mí misma: ‘Hostia, si me ligué al Fary, y tantos años sin saber valorarlo”.

elfari2

Cuando murió, en 2007, Patricia me llamó para darme el pésame. Han pasado casi siete años. Pobre Fary, qué poco caso le hice.
Ha llegado la hora de hacerle justicia.
http://www.youtube.com/watch?v=NFkI-zxZlHo

Anuncios

Acerca de Valeria Saccone

Me llamo Valeria Saccone. Soy periodista, reportera de televisón y fotógrafa. El orden de los factores no altera el resultado. Vivo en Madrid desde 1998. También soy sovietóloga y hablo ruso. Durante el verano de 2011 he recorrido la parte europea de Rusia, el país más grande del mundo. Más de 5.000 km. desde el Círculo Polar Ártico hasta el subtrópico del Cáucaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s